Aplicar la estrategia Labouchere en los juegos de casino

Durante la película ‘Casino Royale’, de James Bond, el peculiar agente secreto utilizó un sistema de apuestas llamado estrategia de Labouchere, que se hizo muy famosa a raíz del film.

Hoy día, es uno de los sistemas más utilizados por los jugadores de la ruleta aunque se puede aplicar a otros juegos como el Blackjack, el Bacará o los dados. En diferentes partes del mundo se puede conocer bajo otros nombres como el sistema de cancelación o progresión americana, aunque el más conocido es el de Labouchere.

Tiene ciertos parecidos con otras estrategias de juegos de casino como el sistema Martingala, ampliamente conocido en el mundo del casino, y también usa las probabilidades y las matemáticas para establecer su uso aunque tiene ciertas diferencias con esta otra estrategia. Por ejemplo, la Martingala es un sistema de progresión de apuestas que una vez acertada, vuelve al origen. La Labouchere es un sistema matemático con el que se debe aumentar nuestras apuestas al perder pero disminuir al ganar y seguir una serie planteada originalmente antes de comenzar a apostar.

Quizá, si leemos la teoría, parezca más complicado de lo que realmente es y lo cierto es que suele dar muy buenos resultados, sobre todo al corto plazo como podremos ver luego con una serie de ejemplos.

¿En qué consiste la estrategia de Labouchere?

Creado por el famoso jugador de ruleta Henry Labouchere, este sistema fue creado para apostar a apuestas de riesgo bajo del tipo Rojo/Negro, Par/Impar o 1-18/19-36. Lo bueno de esta estrategia es que se puede usar para muchos juegos distintos, no solo la ruleta. También se puede aplicar al Blackjack, el Bacará o los dados e incluso llevarlo más allá y usarlo en apuestas deportivas.

Lo primero que debe hacer el jugador antes de usar este sistema es establecer una secuencia de números. Es lo que distingue la Labouchere de otras estrategias de juegos de casino predeterminadas, que con ella se puede crear una propia secuencia numérica basándose en el dinero que el jugador quiere ganar, lo que la hace más personal y adaptable que el resto. A través de esta secuencia y usando matemáticas simples (tranquilo, no necesitarás ser un experto matemático), basaremos nuestras apuestas intentando generar ganancias y recuperar lo que hayamos perdido con solo una jugada.

Para poder establecer esta secuencia numérica, el jugador debe pensar el dinero que quiere apostar como máximo y a raíz de ese dinero, escribir la serie de números. Pongamos por ejemplo que tienes 150 euros y que la apuesta mínima en la mesa es de 10 euros. Para ello, establecemos una serie numérica que se ajuste a ese dinero, poniendo por ejemplo:

1 – 2 – 3 – 4 – 5

Cada número representa las veces que haces esa apuesta. El 1, será una apuesta de 10 euros, el 2, será una apuesta de 20 euros, el 3, de 30, el 4 de 40 y el 5 de 50 euros. Si sumamos todas las apuestas nos da los 150 euros que tenemos para jugar. La secuencia de números puede variar, así como la cantidad de apuesta mínima que quieras establecer, lo único que hay que tener en cuenta con la estrategia de Labouchere es que todas las combinaciones de apuestas con esa secuencia debe ser igual al dinero que queremos poner en juego para que resulte exitosa.

¿Cómo aplicar la estrategia a partir de ahí?

Muy fácil. Siempre vas a utilizar el primer y último número de la secuencia. Por ejemplo, en nuestro caso, el 1 y el 5. Es decir, que vamos a poner en juego 60 euros (10 + 50), siendo de tu elección dónde lo juegas. Imaginemos que lo juegas al Rojo y que ganas. En ese caso, debes tachar los números usados en esa secuencia (el 1 y el 5 en nuestro ejemplo) y nos quedaría:

2 – 3 – 4

Y para nuestra siguiente apuesta volveremos a utilizar los primeros números de la secuencia que tenemos (el 2 y el 4), que suman otros 60 euros, y los pondremos en juego en otra apuesta similar a la anterior y esperar el resultado. El objetivo de la estrategia de Labouchere no es otro que acabar con la secuencia numérica establecida y llevarnos el dinero obtenido.

Hemos visto lo que sucede si acertamos pero, ¿y si fallamos nuestra apuesta? ¿Qué hacemos con nuestra secuencia numérica? En ese caso, debemos añadir un número más al final, sumando el valor de los números que hemos puesto en juego. Veámoslo de forma más clara con un ejemplo.

Imaginemos que tenemos la secuencia del inicio (1 – 2 – 3 – 4 – 5) y ponemos en juego el 1 y el 5 (60 euros) pero al apostar al Rojo, fallamos. Ahora, debemos añadir el número 6 a nuestra secuencia, que quedaría así:

1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6

Nuestra siguiente apuesta deberá ser por tanto utilizando el 1 y el 6 (70 euros) y volver al inicio, si acertamos la apuesta, borramos esos dos números y si fallamos, añadimos otro que sería la suma de los mismos (7 en este caso).

¿Cuál es el principal inconveniente de la Labouchere?

Al igual que otras estrategias de juegos de casino como la Martingala, con la Labouchere estás expuesto a sufrir una serie de errores consecutivos que pueden tirar por tierra tu sistema ya que conforme vas acumulando fallos, al sumar más números a la secuencia numérica, tu apuesta sube de valor y puede llegar el momento que, o bien te quedas sin dinero o el casino no te permite apostar tanto, ya que es común que fijen una cantidad de apuesta máxima y no es raro ver una cifra fijada en 100 euros en muchos sitios ya que suelen intentar evitar que los jugadores utilicen este tipo de estrategias que son mundialmente conocidas.

Es un buen sistema para el corto plazo y si lo que quieres es no utilizar apuestas con cantidades muy altas que no te limiten si encadenas 4 o 5 errores consecutivos, pudiendo recuperar lo perdido en solo una tirada.

Y es que ahí radica principalmente lo bueno de esta estrategia que puedes recuperarte en una sola jugada todo lo perdido anteriormente. Además, también hace especialmente famoso este sistema el que sea flexible, permitiendo al jugador establecer la cantidad que él quiera apostar y que la secuencia numérica la establece él mismo, añadiendo emoción al juego.