¿Cómo usar el sistema de apuestas Parlay en el Casino?

Parlay Casino

A lo largo de varios artículos te hemos hablado de varias estrategias de juegos de casino donde las apuestas se incrementan en el caso de perder y se regresa al inicio o punto de partida en el caso de ganar, para volver a comenzar de nuevo. En el caso de la estrategia que vamos a comentar hoy, todo se produce al revés. Es decir, se va incrementando el número de apuestas si vamos acertando y solo reduciremos si perdemos. Os presentamos la estrategia Parlay.

Los juegos de cartas ya existían hace muchos siglos y este fue un sistema ideado allá por el S. XVI en un juego muy popular entre la clase aristocrática llamado basset. Este sistema ha ido evolucionando hasta nuestros días y aunque no es demasiado popular a diferencia de otros como el Martingala o Fibonacci, lo cierto es que tiene una buena legión de adeptos y según cómo se pueda llegar a plantear, podría llegar a generar muchas ganancias con un poco de fortuna, tal necesaria para estos tipos de juegos de casino.

A diferencia de otras estrategias de juegos de casino, el Parlay se puede aplicar a diferentes juegos como la Ruleta, el Blackjack o el Baccarat y no necesariamente tiene por qué aplicarse a apuestas del tipo 1:1 como Rojo/Negro o Par/Impar, lo que permite una mayor libertad a la hora de jugar y aplicar la estrategia al tipo de apuesta que el jugador desee.

¿En qué consiste?

El principal objetivo es ir generando beneficios de forma gradual y aplicar ese dinero de la banca para aumentar nuestras siguientes apuestas hasta llegar a un límite máximo que debe ser fijado por el propio jugador, según sus necesidades. Si el jugador realiza una apuesta y gana, utilizará ese dinero que se ha ganado para la siguiente apuesta, y así, todo el tiempo hasta llegar al límite de ganancia. En caso de perder, el jugador no habrá perdido nada ya que el dinero que está poniendo en juego es el de la banca. Veamos con un ejemplo cómo se efectuaría exactamente la estrategia Parlay.

El jugador debe fijar una cantidad mínima de apuesta y una cantidad máxima. Esto puede variar según sus necesidades y el dinero del que disponga. Imaginemos que la cantidad mínima de apuesta que fija es de 5 euros y la máxima ganancia la fija en 100 o más. El jugador decide aplicar esta estrategia en apuestas 1:1 apostando al Rojo. Si gana, recibirá esos 5 euros más otros 5 más. Por lo tanto, para la siguiente apuesta al Rojo pondrá 10 euros encima de la mesa. Si gana, recibirá 20 euros, que será los que ponga de nuevo al Rojo. Y así, de forma recurrente hasta llegar o superar el límite de ganancia máxima fijado de 100 euros. En el caso de que haya un error, se volverá al punto de inicio, volviendo a apostar los 5 euros que se fijó como apuesta mínima.

Como hemos dicho, el Parlay se puede usar en cualquier tipo de apuesta, no solo en las de 1:1 por lo que si el jugador decide apostar a números puros, se puede llegar de forma mucho más rápida al límite máximo de ganancia pero a cambio, el riesgo será mayor y las posibles pérdidas pueden llegar a acumularse en gran cantidad.

Ventajas de la estrategia Parlay

Las apuestas se hacen con el dinero de la banca – Como hemos mencionado, las apuestas se van haciendo con el dinero que se va generando de los aciertos, por lo que en caso de error, el jugador no habrá perdido nada. Tan solo si acumulamos varios errores seguidos en el inicio, el jugador perdería su propio dinero pero si acumula varios aciertos, las ganancias serán bastante grandes ya que las apuestas que se van haciendo son cada vez mayores por lo generado antes.

Libertad de decisión – A diferencia de otras estrategias de juegos de casino, el Parlay se puede usar en diferentes juegos y en apuestas que no solo paguen 1:1. Esto permite que el jugador cree su propia estrategia y sea mucho más divertido y menos monótono que otros donde el espectro de aplicación es muy limitado.

Es muy fácil de usar – Hay varias estrategias que necesitan de un pequeño estudio previo, así como hacer un seguimiento para comprobar que todo se hace de forma correcta. La Parlay es muy fácil de entender y de aplicar, ya que solo se sube la apuesta si se acierta y en caso de error, se vuelve al punto inicial marcado por el propio jugador.

Grandes ganancias en poco tiempo – Al ir subiendo exponencialmente la cantidad de apuesta gracias a las ganancias generadas con las apuestas anteriores, la posibilidad de generar una cantidad apreciable de dinero es bastante alta y en un lapso de tiempo muy corto. Con una apuesta mínima de 10 euros, con solo tres tiradas ganadoras el jugador podría llegar a acumular 110 euros netos de ganancia.

Desventajas de la estrategia Parlay

No es 100% efectiva – Como cualquier estrategia, no es 100% efectiva (recuerda eso de que la banca siempre gana) y el hecho de que pueden llegar a acumularse varios errores seguidos puede hacer que tu bankroll baje considerablemente. Si se llega a fijar un mínimo de apuesta un tanto alto (10€ – 20€), con varios errores seguidos puedes llegar a perder una cantidad importante de dinero.

El riesgo de pérdidas puede ser mucho mayor – Al no poder aplicarse únicamente a las apuestas 1:1, esto hace aumentar el riesgo de fallar. Es cierto que las ganancias serían mayores pero las probabilidades de cometer un error serán bastante altas. Al ser una estrategia en la que el propio jugador decide dónde aplicarla, el riesgo puede ser mayor o menor por lo que habrá que tener especial cuidado para no terminar perdiendo más dinero del que se esperaba.

Tampoco es efectivo al largo plazo – Como el resto de estrategias o sistemas de apuestas de casino, el Parlay tampoco es efectivo si se quiere generar ganancias al largo plazo y sería más efectivo al corto.