Introducción al Blackjack

El Blackjack es uno de los juegos de casino más famosos y conocidos del mundo y de gran aceptación entre los jugadores ya que a diferencia de otros tantos juegos, no se basa todo en la estadística y en el azar sino que el propio jugador con sus propias decisiones influirá en el transcurso de la partida por lo que conocer cómo jugar al Blackjack y las estrategias que llevará a cabo se tornan de vital importancia si se quiere tener éxito. A lo largo de este artículo os haremos una introducción a este atractivo juego para conocer todo sobre él.

Origen del Blackjack

Como muchos juegos, es difícil situar el origen exacto en el que nació pero sí se sabe que fue desarrollado a raíz de otros juegos anteriores cuya temática era la misma. Con el paso de los años, las décadas e incluso los siglos, fue evolucionando y creando nuevas reglas hasta convertirse en el juego que conocemos hoy día. Se dice que el primer origen de un juego parecido al Blackjack fue creado en Francia en el siglo XVII y que el verdadero boom ocurrió en el siglo XIX cuando unos inmigrantes franceses en Nueva Orleans mostraron el juego a los casinos de la ciudad que acabó popularizándolo.

Objetivos del Blackjack

Antes de empezar a jugar al Blackjack es necesario conocer el objetivo principal del juego que no es otro que intentar acercarse lo máximo posible a 21 con los valores de las cartas, sin pasarse. El jugador deberá vencer al crupier con los valores de sus cartas intentando conseguir una suma cercana a 21 puntos. Esto quiere decir que es posible que el jugador llegue a ganar la mano con 15, 16 o 17 puntos, así como con 20 o 21. Las posibilidades son muchas.

Las reglas del Blackjack

En la mesa del Blackjack pueden jugar varios jugadores a la vez pero cada uno de ellos competirá directamente con el crupier y no contra los otros jugadores. Antes de empezar a jugar al Blackjack, el jugador realizará su apuesta inicial y una vez todas las apuestas estén puestas sobre la mesa, el crupier comenzará a repartir las cartas.

El crupier entregará dos cartas a cada jugador. Estas cartas se pondrán bocarriba, por lo que estarán al descubierto y en todo momento se conocerá qué mano tiene cada jugador de la mesa. Esto puede servir a muchos que utilizan el conteo de cartas para poder jugar el tipo de estrategia aunque esto lo comentaremos un poco más adelante. Una vez todas las cartas están repartidas a cada jugador, el crupier se repartirá para sí mismo otras dos cartas aunque sólo mostrará el valor de una de ellas, permaneciendo la otra bocabajo y luego, dará paso al jugador situado más a su izquierda para que comience a jugar su mano y así, de forma sucesiva hasta el último jugador situado más hacia la derecha terminando finalmente el propio crupier en jugar su mano.

Como decíamos anteriormente en esta guía para jugar al Blackjack, cada jugador compite directamente con el crupier por lo que el objetivo principal es tener una mano más alta que él, sin pasarse de los 21 puntos. Todos aquellos que tengan una mano peor que el crupier o se hayan pasado de 21, perderán automáticamente sus apuestas. En el caso de empate con el crupier, el jugador recibe la apuesta realizada, por lo que no pierde nada. Las manos ganadoras con Blackjack (sumando 21 puntos) se pagarán 1.5 veces la apuesta inicial. El resto, 1:1.

Cada jugador puede pedir carta siempre que lo desee pero sin olvidar que no se puede pasar de 21 por lo que es importante plantear bien la estrategia. También se puede plantar en cualquier momento si piensa que la mano que tiene puede ser buena para ganar. El Blackjack también da la opción de poder doblar una apuesta. Esto solo es posible al inicio del turno, cuando el crupier ha repartido las dos cartas al jugador. Para doblar la apuesta, el jugador colocará una apuesta de igual valor a la inicial. También se permite separar las cartas siempre que sean del mismo valor. Por ejemplo, si el jugador recibe dos 8, o dos 9, dos 10 o incluso un 10 y una figura (mismo valor), puede separar las cartas y tratarlas como dos manos diferentes. El jugador tendrá que hacer otra apuesta de igual valor a la inicial y pedir cartas tratando cada mano de forma independiente. El único aspecto a tener en cuenta si se hace esto es que no se puede lograr Blackjack al separar cartas por lo que si el crupier sí lo consigue, el jugador perderá las dos manos de sus apuestas. Si se tiene dos Ases y se separan, el jugador solo recibirá una carta a cada mano según las reglas del Blackjack.

Otra cosa a tener en cuenta del Blackjack es que si la carta que descubre el crupier es un As, éste ofrecerá la posibilidad a cada jugador de hacer una apuesta de seguro. ¿En qué consiste esta apuesta? Es una forma de cubrir la posibilidad de que el crupier logre Blackjack. Se podrá colocar como máximo la mitad de la apuesta inicial realizada por el jugador. En el caso de que el crupier termine logrando Blackjack, éste pagará el doble de lo colocado como apuesta de seguro al jugador, por lo que recibiría el montante de su apuesta inicial siempre que haya puesto la mitad de su apuesta. Es una forma de cubrirse las espaldas. Si finalmente el crupier no logra Blackjack, lo colocado en esta apuesta de seguro se pierde.

Las cartas del Blackjack

Los valores de las cartas vienen determinados por el valor numérico que aparece en ellas. El 4 vale 4 puntos, el 5 5 puntos y así con todas. Las excepciones son el As y las figuras. Todas las figuras valdrán 10 puntos y el As puede ser tratado de diferente forma. Por ejemplo, puede ser tratado como 1 o como 11. Si se coloca el As junto a una figura, se logra Blackjack.

Estrategias para jugar al Blackjack

El Blackjack es el juego de casino con menor porcentaje de ventaja para la casa ya que todo pasa por las manos del jugador y de sus decisiones, que afectan al resto de la partida. Es por ello que tener una buena estrategia es clave para poder tener éxito. Si no se sigue unas pautas marcadas previamente, ese porcentaje de ventaja se volverá en contra del jugador. Es muy importante que el jugador tenga buena memoria y esté pendiente de las cartas que se están repartiendo a cada jugador, para saber las que se están descartando y las que podrían salir, según lo que hay encima de la mesa.

Antes comentábamos que hay jugadores que utilizan el conteo de cartas para aumentar sus opciones de ganar. A diferencia de la ruleta o los dados, en el Blackjack, lo que ocurre en cada mano afecta a la siguiente ya que las cartas desechadas no se meten de nuevo en el mazo, por lo que tener en mente todas las cartas desechadas, dará una ventaja extra al jugador. Es extremadamente difícil, sin embargo, llevar un conteo exacto de lo que está ocurriendo en la mesa aunque personas con una memoria fotográfica o a los que se les dan muy bien las matemáticas tendrán más ventaja aunque con la experiencia y el paso del tiempo también se consigue un muy buen manejo del conteo de cartas en el Blackjack.

Además de lo que te hemos comentado en esta guía para jugar al Blackjack, en este artículo ya os detallamos de forma mucho más desarrollada las estrategias que se pueden aplicar para ganar en el Blackjack y que podéis visitar para elaborar vuestras propias tácticas en este atractivo juego.